Alberto Lendinez "La cárcel del silencio"Alberto Lendinez "La cárcel del silencio"

Empecemos por el principio, si tuvieras que presentarte en pocas palabras ¿cómo lo harías?

Soy un millennial que tuvo como primer amor a su barrio de la infancia; melómano, pero con claras preferencias en el metal y el rock progresivo, y coleccionista de todo aquello que sea capaz de despertarme una sensación de nostalgia tan intensa como agradable: ya sean momentos, canciones o videojuegos.

¿A qué edad empezaste a escribir?

Se podría decir que mi primer “poema” -si se le puede llamar así- lo escribí con 12 años y, desde entonces, no he parado de crear versos que no tienen la esperanza de ser conocidos algún día. Aunque, por supuesto, tanto el contenido como la manera de expresar los temas han cambiado mucho a lo largo de los años.

¿Cómo nace esa necesidad de plasmar en un papel lo que se te pasa por la cabeza?

Al principio surgió como una vía de escape que usaba para sincerarme conmigo mismo o incluso para analizar una situación que me hacía daño o me angustiaba desde diferentes puntos de vista. Sentía que plasmando en un papel mis sentimientos podría ser capaz de entender mejor el trance por el que estaba pasando durante la etapa de la preadolescencia y adolescencia.

¿Planificas las historias al detalle antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?

En el caso de la poesía pienso que es muy necesario expresar lo que se siente en un momento determinado y no edulcorarlo ni modificarlo de ninguna manera. Si un poema ha salido de una manera, será porque en ese momento sentías que debías usar exactamente esas palabras para explicar tus sentimientos. La poesía pura es aquella que nos sale de adentro sin planificar nada, como un plan improvisado o una situación imprevista suelen sacar la esencia de nosotros mismos.

En cuanto a obras de carácter más narrativo si que encuentro necesario una planificación y estructuración de la historia para poder expresar con el mejor orden posible la historia que deseemos, pero nunca planificaría introducir palabras concretas en el discurso o la creación de la obra con tal, nuevamente, de no edulcorarla.

Aún así, por supuesto, cada uno tiene su propia voz y forma de presentar sus obras y mi caso es tan particular y único como el proceso de creación cada escritor.

Hablemos de tus obras. ¿Cuántas has publicado ya?

A nivel de relatos breves se han publicado unos cuantos en revistas online y uno de ellos en un libro que contiene las obras finalistas y ganadoras del II Premio Nacional de Narrativa Breve Villa de Madrid (2017). En lo referente a obras de poesía, tan solo dos: Retratos de un suspiro (2020), el cual narra desde el punto de vista de un chico adolescente la evolución de la enfermedad del cáncer de su mejor amigo pasando por su muerte, fase de luto y posterior aceptación de su marcha y La cárcel del silencio (2022), que presenta desde el punto de vista de espectador y protagonista lo cruel que puede llegar a ser presenciar y experimentar el acoso escolar en la preadolescencia, con los correspondientes traumas que ello conlleva y todo el proceso de superación y normalización de la situación.

¿Por qué optaste por la poesía como medio para expresar tus historias?

Principalmente por la gran carga y contundencia emocional que me proporciona este género literario y por poder expresar mucho con tan pocas frases. Nunca me ha gustado andarme por rodeos porque el tiempo es oro y con la poesía logra comprimir situaciones y momentos concretos de gran valor emocional para mi y otorgarles vida de nuevo sin la necesidad de describir todo el entorno y los personajes para que el mensaje que quiero transmitir se entienda a la perfección.

¿Podríamos considerar tus dos obras publicadas como autobiográficas o existe algo de ficción en ellas?

Todos los poemas que aparecen tanto en Retratos de un suspiro como en La cárcel del silencio son vivencias y situaciones reales que describo con el mayor respeto y sencillez posible y que son fieles a la realidad que viví o percibí en su momento, por lo que se podría decir sin miedo a equivocarnos que cada verso plasmado en cada uno de los poemas de las obras son fragmentos de una realidad que en algún momento coexistió en el presente.

¿Qué es lo que más destacarías de tu obra más reciente?

El significado personal que ha tenido el poder publicarla. Nunca es agradable rememorar momentos que te han dañado profundamente y que, en parte, han conseguido modelar parte de la manera de ser de uno mismo con las cicatrices que todavía hoy en día sangran de vez en cuando. Así como en Retratos de un suspiro mi intención era homenajear a mi gran amigo Enric Centelles y su legado, con La cárcel del silencio quería liberarme de una vez por todas del yugo del acoso escolar que sufrí en mi preadolescencia y adolescencia y mostrar un ejemplo de bullying como tantos otros, con el que quizá el lector se sienta identificado.

A pesar de que los temas que tratas en tus obras son -a simple vista- duros, siempre se puede extraer un rayo de esperanza en los capítulos finales ¿Existe, pues, un acto de redención real en el protagonista de tus obras?

El proceso de vivir es un tira y afloja continuo entre evolucionar y adaptarse a las circunstancias. Todos los contratiempos y situaciones complicadas e inesperadas que nos vemos forzados a vivir nos marcan como individuos y determinan, en cierto modo, nuestra capacidad de superación y regeneración. Con mis obras lo que intento plasmar como moraleja final, si podemos llamarlo así, es que es normal pasar por un proceso de aceptación, dolor, luto, desgana… tras una situación que destroza los cimientos de nuestra realidad y nuestra rutina pero que debemos de aprovechar esos sentimientos negativos y las experiencias vividas para conocernos mejor y salir reforzados del trance para continuar con nuestro día a día y volver a establecer unos cimientos aún más sólidos por los que podemos retomar el camino por donde lo dejamos. Lo que quiero dar a entender es que, si el protagonista de mis obras puede sufrir la transformación necesaria para rememorar con nostalgia y no con dolor a Enric o ser consciente de todo lo que ha avanzado tras aceptar y dejar atrás el acoso escolar, cualquier ser humano puede ser capaz de superar una situación límite y compleja, independientemente del tiempo que le lleve normalizarla.

Hablemos ahora un poco sobre ti. ¿Crees que ahora los escritores lo tenéis más fácil para triunfar gracias a las redes? ¿O que precisamente eso hace que haya más competencia y cueste más diferenciarse?

Considero que es una ayuda indispensable en los tiempos que corren para hacer un hueco a tu voz y a tu mensaje, pero siento que es muy complicado poder llegar al público únicamente con tu obra. En mi caso, siempre se me ha dado muy mal defender las virtudes de mis creaciones y siempre he sido más de destacar aquello que podría ser mejorable, por lo que no soy un gran defensor de mis propios libros (risas), por lo que además de tener un buen producto que presentar has de tener también conocimientos de marketing para saber cómo presentar tu producto de manera atractiva, ya sea un libro de poesía, una novela negra o un relato histórico.

¿Qué autores te han inspirado más a la hora de escribir?

Desde el punto de vista poético, mis tres pilares siempre han sido J.V. Foix, Miguel Hernández y Robert Frost. Y por la parte de la música (que también le doy mucha importancia a las letras de las canciones) Maynard James Keenan (cantante de Tool), Anthony Green (concretamente, las canciones compuestas para el grupo Circa Survive) y los lyrics de las canciones del álbum Weather Systems (2012) de Anathema.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto?

Tengo un libro de poesía finalizado que probablemente vea la luz el año que viene, y también estoy trabajando al mismo tiempo en otra obra poética dedicada principalmente a mi barrio de la infancia (Villaverde Bajo). En cuanto a narrativa, sigo escribiendo una obra compuesta por cuentos de terror ambientada principalmente en la península, el cual avanza lento pero seguro.

Para terminar, ¿Dónde se puede conseguir tus libros?

Ambos títulos se pueden conseguir en El Corte Inglés y en más de 250 librerías alrededor de España. También pueden adquirirse en la página oficial de las editoriales (Poesía eres tú y Rilke, respectivamente) o en Amazon:

Alberto Lendinez "La cárcel del silencio"
Alberto Lendinez – “La cárcel del silencio”

Deja una respuesta